lunes, 24 de septiembre de 2012

¿Cuál será el color definitivo de los ojos de un bebé?

Esta es una de las preguntas que con más frecuencia se hacen los padres. Al nacer, el iris presenta un color azul-grisaceo, sobre todo en los niños de raza blanca, y este tono se va transformando progresivamente en función de la herencia transmitida por sus padres, hasta definirse por completo entre los tres y los seis meses, incluso en algunas ocasiones hasta más tarde. Si el niño nace con los ojos marrones, seguirá teniéndolos marrones, como ocurre con la mayoría de los bebés de raza negra o asiática.