viernes, 3 de agosto de 2012

El orzuelo: Un problema común

¿Qué es?

Es la inflamación de una de las glándulas sebáceas situadas en el borde del párpado, que se manifiesta como una pequeña protuberancia sensible al tacto en su parte interna o externa.
Los orzuelos son bastante comunes, pueden aparecer en personas de todas las edades y, por regla general, no interfieren en la visión. Normalmente suelen afectar a un solo ojo, aunque es posible tener orzuelos en ambos ojos o más de un orzuelo en el mismo ojo.

¿Qué clases existen?

Externo: cuando la hinchazón aparece a lo largo del borde del párpado. El orzuelo se puede convertir en un punto amarillento lleno de pus, que resulta molesto al tacto.

Interno: cuando se sitúa en la parte interior del párpado. Normalmente es más doloroso que el externo.

¿Cuáles son sus síntomas?

Además de las molestias derivadas de la hinchazón, el orzuelo también puede ir acompañado de:
  • Lagrimeo.
  • Enrojecimiento del ojo y el párpado
  • Aumento de la sensibilidad a la luz
  • Sensación de cuerpo extraño

¿Cuál es la causa?

Los orzuelos suelen estar provocados por una bacteria denominada estafilococo, presente en la piel y en las fosas nasales. El estafilococo, que alcanza el ojo con facilidad cuando nos frotamos los párpados tras tocarnos la nariz, aprovecha la menor oportunidad para multiplicarse, causando la infección que se encuentra tras el orzuelo.
En el caso de los orzuelos externos, la infección puede producirse en:
  • Folículos de las pestañas
  • Las glándulas de Zeis, glándulas sebáceas adheridas a los folículos que producen una sustancia denominada sebo, destinada a lubricar las pestañas para evitar que se sequen
  • Las glándulas de Moll, glándulas sudoríparas que se vacían en los folículos
En los orzuelos internos, la infección suele afectar a la glándula de Meibomio, encargada de producir un líquido graso para la película lagrimal que cubre el ojo.

Algunos especialistas consideran que la causa fundamental de los orzuelos es una bajada de defensas del organismo. Cuando las defensas se reducen, aumenta nuestra predisposición a contraer infecciones. 

¿Cual es su tratamiento?

La mayoría mejoran sin tratamiento entre una y tres semanas, aunque a veces reavivan. Lo normal es que los orzuelos externos se vuelvan puntos amarillos y liberen pus a los tres o cuatro días. Los orzuelos internos, más dolorosos, pueden prolongarse un poco.
Para contribuir a que el orzuelo libere el pus y se cure con mayor rapidez, se puede colocar un paño mojado con agua caliente sobre el ojo varias veces durante cinco o diez minutos. El calor abrirá la zona obstruida y permitirá la salida de la grasa en dos o tres días. No debe recurrirse al hielo ni presionar la zona para eliminarlo como si fuera una espinilla.
Si el  orzuelo externo es muy doloroso conviene visitar al médico, que, o bien, extraerá la pestaña más próxima al orzuelo, o bien realizará una leve perforación para liberar todo el pus. Por supuesto, estas prácticas solo pueden ser realizadas por un especialista.
Si se experimenta un problema visual, el orzuelo no mejora en un plazo de tiempo razonable o se vuelve muy grande o doloroso, lo mejor es acudir directamente al médico.

Los usuarios de lentes de contacto deben ser especialmente cuidadosos con la higiene de sus manos

Fuente: Revista Consejos de tu óptico optometrista