miércoles, 21 de mayo de 2014

Lentes con CSR ¿Los conoces?



Cada persona pasa aproximadamente 5.000 horas al año expuestos a la luz natural y artificial. Un 24% de ésa luz es tóxica, la parte correspondiente al violeta y al azul.

La vida que llevamos, el empeoramiento de la capa de ozono, el aumento de horas que pasamos frente a aparatos que usan led, provocan que el estado de nuestras retinas sufra un empeoramiento  en agudeza visual, o lo que es lo mismo, capacidad de percibir, detectar o identificar objetos, y en el espesor de la misma.

Es un daño acumulativo, se va produciendo a lo largo de los años, igual que las radiaciones del sol sobre la piel.


Una vez clara esta parte, los cristales CSR lo que hacen es proteger la retina de dos diferentes maneras:

La primera, y a corto plazo, proporciona al usuario una inmediata mejora en el contraste de los objetos y mejora su fatiga visual; además reduce el deslumbramiento.
La segunda, a largo plazo, absorbe la luz que daña la retina, de esta manera podría  reducir la degeneración del sistema visual evitando una futura patología.

Son unas lentes oftálmicas terapéuticas que protegen la estructura del fondo de ojo, así podrían prevenir el DMAE, o retinopatía diabética.

Bloquean la luz dañina imitando la protección natural del ojo una vez éste se ha operado de cataratas, absorbiéndola de forma que no dañe nuestros ojos ni nuestro ambiente y además pueden ser utilizadas por niños y adultos en exterior e interior.