martes, 27 de noviembre de 2012

¿Qué es la baja visión?



Según la definición de la Organización Mundial de la Salud, la Baja Visión es la pérdida de agudeza visual y/o campo visual que incapacita para la realización de las tareas de la vida diaria (cocinar, leer, escribir, coser, ver la TV, andar,…).

  • La agudeza visual tiene que ser igual o inferior a 0.3 (30% de visión) y el campo visual igual o menor a 20º.
  • La pérdida afecta a los dos ojos, pero aún queda resto visual útil.
  • Se han agotado todas las soluciones ópticas o quirúrgicas convencionales siendo un proceso irreversible en la actualidad.


La Baja Visión está causada por determinadas enfermedades relacionadas muchas veces al envejecimiento, traumatismos o patologías de nacimiento( las más comunes: retinopatía diabética y hipertensiva , degeneración macular, retinosis pigmentaria, glaucoma, cataratas, aniridia ...); Hay que diferenciarlo de la ceguera. Se entiende por Ceguera Legal en España a la agudeza visual igual o inferior a 0.1 (10% de visión) y al campo visual igual o menor a 10º en el mejor de los ojos, y las personas que se encuentran en el rango de 0.3 a 0.1 de A.V. y/o con campo visual de entre 20º y 10 º son los que llamamos pacientes de baja visión.

Actualmente se calcula que hay más de 180 millones de personas discapacitadas visuales, de las cuales 135 millones padecen Baja Visión y los 35 restantes ceguera, de baja visión 1,8 millones en España y con previsiones de aumento por la actual dinámica de envejecimiento de la sociedad. La Baja Visión es un problema que afecta en mayor medida a los países menos desarrollados pero que en los países desarrollados constituye un problema social, que aunque al avance de la oftalmología y de cirugías como la cataratas ha mejorado el pronóstico de muchos problemas, el aumento de la esperanza de vida provoca un envejecimiento de la pirámide poblacional con la degeneración ocular que ello conlleva.

Actualmente es España la ONCE corre a cargo de la ONCE desde 1985 de las personas afiliadas a su organización pero aún así casi un  75-80% de los pacientes que tienen Baja Visión no pueden ser afiliados a la organización ni tampoco en la Seguridad Social se le  proporciona atención a estas personas, y por tanto hay que brindarles una atención privada en toda España.

Por la tanto es un hueco que actualmente están empezando a ocupar los ópticos-optometristas, y aunque actualmente es una disciplina muy desconocida todavía, cada vez es más necesaria y poco a poco la gente en la calle empieza a conocerla, proporcionando una ayuda en la autonomía personal y una calidad de vida que mejora las expectativas de vida en personas que pensaban que no iban a poder realizar ciertas actividades cotidianas como lectura de periódicos , desplazamientos autónomos y una independencia relativa.