lunes, 23 de abril de 2012

Gafas de sol: Homologadas

Para conseguir una protección adecuada, elige unas gafas de sol que estén homologadas.

Llega el buen tiempo y vamos a pasar más tiempo en espacios exteriores. Ampliaremos las actividades al aire libre, esto implica un mayor impacto nocivo de la radiación ultravioleta en los ojos y el riesgo es mayor si además llevamos gafas no homologadas. La elevada exposición a la radiación ultravioleta (UV) aumenta el riesgo de alteraciones oculares severos, como inflamaciones agudas de la conjuntiva (conjuntivitis) y la córnea (queratitis), aparición de procesos degenerativos de la superficie ocular (pinguécula y pterigión), cataratas, retinopatías y hasta lesiones cutáneas que pueden provocar a largo plazo serios problemas de salud ocular.

Todas las gafas no son válidas


Según los datos del Consejo General de Colegios de Ópticos - Optometristas, una de cada tres gafas de sol vendidas en España no supera los controles sanitarios necesarios.
Juan Carlos Martínez Moral presidente del Consejo General señala que "Al utilizar gafas de sol no homologadas, no protegemos adecuadamente nuestros ojos, el problema es que esto hace que, si las gafas no ofrecen la protección adecuada, las radiaciones dañinas penetren en el interior del ojo, lo que resulta más perjudicial que no llevar ningún tipo de protección" añade además "La adquisición de las gafas de sol en un establecimiento sanitario de óptica es una garantía de que las lentes cumplen todos los parámetros de seguridad y calidad. Además, el asesoramiento de un profesional de la visión óptico - optometrista también garantiza que las gafas de sol proporcionen una protección personalizada en función de nuestras necesidades, actividades cotidianas y de ocio o estilo de vida"


Unas gafas de sol homologadas con calidad, no tienen por que ser las más caras, pero son imprescindibles para proteger frente a las radiaciones ultravioletas. Igual que usamos crema para protegernos la piel, protejámonos también los ojos.