miércoles, 14 de marzo de 2012

TERAPIA VISUAL: Un tratamiento personalizado

Al igual que nuestros músculos se benefician del entrenamiento físico, ciertos problemas de visión pueden mejorarse gracias a ejercicios supervisados por el óptico-optometrista.
Nuestro sistema visual es complejo. Aunque a menudo pesamos que los ojos son los únicos responsables de la visión, lo cierto es que vemos con nuestro     cerebro y nuestra mente tanto como con los ojos. De hecho, el aspecto neurológico tiene tanto peso que se podría considerar a los ojos como una extensión física del cerebro.
Del mismo modo, la visión no es simplemente la capacidad de ver, sino más bien el resultado de la habilidad de una persona para entender e interpretar la información visual que llega al cerebro procedente de los ojos. Una buena visión es, por lo tanto, algo más que una agudeza visual óptima.
En este sentido, aunque la mayoría de las condiciones visuales se puede tratar de manera efectiva con gafas o lentes de contacto, algunos problemas que afectan a nuestro sistema visual requieren otras opciones de tratamiento, entre las que se encuentra la terapia visual.
SÍNTOMAS DE QUE PUEDES SUFRIR UN PROBLEMA DE VISIÓN…
  • Dolores de cabeza.
  • Lentitud al leer o mala compresión.
  • Necesidad de volver a repasar lo leído.
  • Visión doble.
  • Fatiga ocular, incluso con gafas nuevas.
  • Visión borrosa tras una lectura continuada.
  • Tendencia a confundir las letras o las palabras con otras de apariencia similar.
  • Falta de atención.
MÁS ALLÁ DE LAS GAFAS Y LAS LENTES DE CONTACTO
La terapia visual es un programa personalizado de actividades que bajo la supervisión de un óptico-optometrista, persigue corregir ciertos problemas o mejorar las habilidades visuales. A diferencia de las gafas y las lentes de contacto, que compensan los defectos refrectivos, o la cirugía ocular, que altera la anatomía del ojo o los músculos que lo rodean, la terapia “enseña” al sistema visual a corregirse a sí mismo. Como si de un entrenamiento físico se tratase, el objetivo es optimizar todo el sistema, incluidos los ojos y las áreas de cerebro que controlan la visión y otras funciones realcionadas.
La terapia visual puede resultar efectiva para muchos problemas comunes, como el ojo vago, el estrabismo, la visión doble, la insuficiencia de convergencia y algunas dificultades en la lectura y el aprendizaje. Los resultados varían en función de cada persona, pero algunos pacientes notan que leen más rápido y comprenden mejor lo que leen, trabajan con más eficiencia, han mejorado su desempeño en los deportes o no sufren tantos dolores de cabeza.
En estos tratamientos, los ópticos-optometristas se valen de la ayuda de:

  • Lentes correctoras.
  • Lentes terapéuticas.
  • Prismas.
  • Filtros ópticos.
  • Oclusores o parches oculares.
  • Dispositivos electrónicos.
  • Programas informáticos.
  • Dispositivos de entrenamiento de la integración visual, motora y sensitiva.
La terapia visual permite el desarrollo o la mejora de las siguientes habilidades.

Alineación ocular, fundamental para desplazar la mirada a lo largo de una línea o para seguir cualquier tipo de objeto en movimiento. Si los movimientos oculares son desacompasados e irregulares, la información visual puede recibirse distorsionada.
Fijación, es decir, la habilidad para mantener la atención en un punto sin que suponga un gran esfuerzo.
Agudeza en visión de cerca.
Cambio de enfoque de lejos a cerca o viceversa, que no solo supone ver las cosas claramente a todas las distancias, sino también ser capaz de cambiar el enfoque con rapidez y retener la imagen claramente.
Coordinación ocular, la habilidad de los dos ojos para trabajar juntos como un equipo y de "fusionar" en el cerebro las imágenes obtenidas por ambos en una única imagen.
Percepción de profundidad, destreza directamente relacionada con la anterior que resulta clave para la visión en tres dimensiones y que influye en actividades como los deportes, la conducción o la coordinación ojo-mano.
Visión periférica o "visión lateral", importante para entender qué pasa a nuestro alrededor y dónde nos situamos en el espacio en relación a otras personas y objetos.
Memoria visual, que nos ayuda a recordar y "visualizar" en nuestras mentes cosas que hemos percibido con anterioridad.
Percepción y discriminación, habilidad relacionada con el procesamiento visual que sirve para detectar los pequeños detalles de una forma rápida y precisa. La confusión entre las letras o entre palabras con una apariencia similar puede deberse a habilidades de discriminación visual poco desarrolladas.
La integración y el funcionamiento conjunto de las habilidades de enfoque, fijación, fusión, visión periférica y simultaneidad ocular, el procesamiento mental en la lectura, la compresión o la memorización, y la coordinación con el resto de los sentidos.

Eficacia en niños
Dado que la plasticidad de nuestro cerebro es mucho mayor durante la infancia, la terapia visual resulta especialmente efectiva en niños. Entre los problemas más comunes de los menores se encuentran los relativos a la visión binocular, que afectan al enfoque, alineamiento y coordinación entre ambos ojos y dificultan la lectura, la escritura y la concentración. En ocasiones, a estos niños se les ha dicho que sus ojos están sanos y que no necesitan usar gafas, pero continúan teniendo dificultades de procesamiento visual.





Condiciones que pueden beneficiarse de la terapia visual

  1. AMBLIOPÍA U OJO VAGO, que se produce cuando un ojo no alcanza una agudeza visual normal, usualmente debido a estrabismos u otros problemas de coordinación ocular.
  2. ESTRABISMO. El éxito de la terapia visual depende de la dirección, magnitud y frecuencia de la falta de alineación del ojo, pero se ha mostrado eficaz para tratar una forma intermitente de estrabismo denominada insuficiencia de convergencia, que es una incapacidad para mantener los ojos alineados al leer (aunque si se consiga cuando se mira a objetos distantes).
  3. DISFUNCIONES EN EL MOVIMIENTO OCULAR. Los estudios han mostrado que la terapia visual puede mejorar la precisión de los movimientos oculares necesarios para la lectura y otras tareas de visión próxima.
  4. OTRAS ALTERACIONES DE LA VISIÓN BINOCULAR. Las forias, que son problemas leves de alineamiento ocular, no suelen manifestarse con un estrabismo visible, pero en ocasiones causan fatiga ocular al leer, algo que se puede minimizar con terapia visual.
  5. FALTA DE ACOMODACIÓN O ENFOQUE. Algunos estudios muestran que las habilidades de enfoque en la visión de cerca pueden mejorarse con entrenamiento visual.
  6. OTROS PROBLEMAS asociados al desarrollo o derivados de lesiones cerebrales como el ictus.
En Optica Mtz. de Lizarduy nuestra óptico, Elena, puede informarte personalmente sobre estos tratamientos, ponte en contacto con nosotros y pregúntanos o pide cita. 945230768
Fuente: Revista Consejos de tu Óptico-Optometrista