lunes, 23 de enero de 2012

Niños, sol y deporte


Un 75 por ciento de los niños de hasta 16 años que usan gafas no practica ningún deporte por miedo a romperlas. Y de los que lo practican, un 86 por ciento tiene que quitárselas para jugar, con la consiguiente pérdida de visión que esto les supone. Así se desprende de un estudio realizado por la Universidad Europea de Madrid (UEM).
La investigación también ha puesto de manifiesto que aproximadamente el 30 por ciento de los menores de 16 años que necesitan corrección visual tiene dificultades de adaptación en su vida diaria debido a las restricciones que a veces supone llevar gafas.
Por ello, en Optica Lizarduy recomendamos a los padres de estos niños que consulten con su optometrista la posibilidad de usar lentes de contacto adaptadas a la población infantil, ya que en la mayoría de los casos es posible la adaptación de las lentes de contacto para su uso desde edades muy tempranas.
Exceptuando algunos casos puntuales, se pueden hacer adaptaciones desde los 4 años si el niño colabora y los padres están dispuestos a poner y quitar las lentillas. A partir de los 6 o 7 años, el niño suele ser capaz de ponérselas y quitárselas él solo. Una buena referencia es saber si el pequeño se ata los cordones de los zapatos él solo. Si es capaz de ello, seguro que podrá ponerse y quitarse las lentillas. Pero lo más importante de todo es QUE SEA UNA OPCION VOLUNTARIA DEL PROPIO NIÑO, ya que será él quien tenga que "responsabilizarse" de su manejo, con el adecuado control de sus padres.