viernes, 6 de mayo de 2011

¿Por qué hay tanta diferencia de precio en cristales progresivos?

Uno de los mayores disgustillos de llegar a los 40 años, es cuando empiezas a notar que el brazo ya no da más de sí y no puedes leer de cerca como antes. Te acercas a tu óptica de siempre y allí quizá puedas escuchar,"necesita usted unas gafas para lejos y otras para cerca", y lo primero que puedes pensar es: ¡vaya rollo ahora tengo que llevar en el bolso o bolsillo dos gafas!


¡Tranquilos! hay más opciones. Nosotros habitualmente te ofrecemos las diferentes posibilidades que puedan ir mejor con tu estilo de vida: 
  1. Dos gafas, una para lejos y otra para cerca: puede ser la más económica pero no la más cómoda, ya que estarás todo el rato quitando y poniendo gafas. (con el riesgo que supone perderlas o desajustarse de tanto "quita y pon")
  2. Una gafa bifocal: Cubres la zona de lejos y la zona de cerca: es económica pero poco atractiva ya que tienes una raya visible en las lentes y además pierdes zona de visión intermedia. (En la actualidad prácticamente no se ponen)
  3. Una gafa progresiva: Es la opción más cómoda pero también económicamente la más costosa.
Llegados a este punto preguntas el precio de los cristales progresivos y es entonces cuando encontramos la variación desde 100 €ur. hasta 1000 €ur. por la pareja de lentes progresivos y os preguntareis ¿pero como hay tanta diferencia?, pues hoy os lo intentaremos explicar. Ay va:


En las gafas progresivas encontramos tres campos de visión: lejos, intermedia y cerca; por lo tanto, podríamos decir que tenemos tres gafas en una sola. Para conseguir esto, dichas lentes tienen unas aberraciones laterales que impiden la correcta visión cuando miramos "de reojillo".
 
A lo largo del tiempo  los laboratorios han conseguido minimizar estas aberraciones, pero no han conseguido que desaparezcan del todo. Y ESTA ES LA GRAN DIFERENCIA: que tengas un pasillo de visión más o menos ancho (es decir, que veas con más amplitud de campo); o que para ver a los lados tengas que mover la cabeza (incluso hasta el cuerpo entero).

Partiendo de estas explicaciones viene la siguiente pregunta ¿que lentes progresivas elijo?
  • La opción económica (menos de 300 euros la pareja) son los lentes más asequibles pero de muy difícil adaptación. Si no llegas a adaptarte a ellas acabarás cogiéndoles manía a los cristales progresivos (¡¡una pena!!)
Pasillo mas estrecho y mayores aberraciones laterales
  • La opción intermedia (entre los 300 y 500 euros la pareja): Una buena opción para no gastarse mucho, con las comodidades de unos lentes de cierta calidad.
El pasillo empieza a ser mas ancho y menos aberraciones laterales
  • La opción más novedosa (entre 600 y 1000 euros la pareja): La mejor opción para obtener una visión natural, sin esfuerzos ni limitaciones. Están dotados de la última tecnología con máxima libertad de movimiento. Son los lentes que menos problemas de adaptación plantean. Agradecerás la comodidad de visión que suponen, y no te pesará el desembolso económico frente al confort obtenido.
    Pasillo visiblemente mas ancho y aberraciones ampliamente reducidas
Nuestra recomendación, siempre que el bolsillo lo permita, será que utilices unos lentes de última generación, ya que las llevarás contigo una media de unos 3 años, aproximadamente unas 8-10 horas diarias, como mínimo. La opción intermedia también puede ser una compra muy válida. Déjate asesorar según tu estilo de vida y tus prioridades económicas e intentaremos aconsejarte las mejores opciones.
Por último recordaros que los cristales progresivos tienen 3 meses de garantía de adaptación. De esta manera, si no estás agusto con la visión que te ofrecen, NUNCA perderás ese dinero. Para ello está la garantía, para usarla. Lo ideal sería que al recoger la gafa te dieran una serie de truquillos para facilitar la adaptación. Y si ves que en dos semanas tu visión no mejora, pásate por la óptica y cuéntanoslo. Es preferible hacerte un seguimiento individualizado a tu problema que tirar la toalla a los 3 meses sin poder ayudarte.

Espero que esta entrada os haya servido para aclarar unas cuantas dudas sobre soluciones para la presbicia o vista cansada. Otro día os contaremos cómo funcionan las lentillas progresivas, una novedad para muchos de vosotros y ¡al alcance de cualquier bolsillo!.