martes, 7 de mayo de 2013

¿Por qué me tiembla el párpado?

Probablemente a muchos os habrá pasado alguna vez. De manera espontánea y sin achacarlo a nada especial, uno de los párpados, la mayoría de las veces el inferior, empieza como a moverse en forma de espasmo, como si estuviera tiritando de frío. Suele ser unilateral, en un sólo ojo y un único párpado y no es una contracción muy grande. La mayoría de las veces el resto de la gente no lo nota y puede que ni siquiera mirándonos al espejo, seamos capaces de percibirlo.
¿Qué es realmente?
Si notáis ese temblor seguramente estaréis padeciendo, dependiendo del autor, de una forma más técnica, una mioquimia palpebral o dicho de otro modo, fasciculaciones del párpado. Las fasciculaciones son pequeñas e involuntarias contracciones musculares que no producen movimiento en los miembros, y son debidas a descargas nerviosas espontáneas en grupos de fibras musculares. La mayoría de las veces en el músculo orbicular, encargado de parpadear y cerrar los párpados.  Las fasciculaciones en el orbicular no cierran el párpado, sin embargo, las notamos.
¿Por qué aparecen?
Éstas aparecen sin factor desencadenante y también se van sin más. Pueden durar unos minutos o segundos y por temporadas.
También pueden aparecer en otras partes del cuerpo aunque suelen ser desórdenes musculares más intensos.
¿De qué hay que diferenciar?
El diagnóstico diferencial lo debemos hacer con otras condiciones más severas como los tics o los blefarospasmos, en estos casos la visión sí se ve alterada y son mucho menos tolerables, los párpados se cierran del todo repetidamente en lugar de temblar, se suelen irritar, y suele producir fotosensiblidad, además de producir daños en la visión en caso de no tratarlo. En caso de que las molestias vayan a más (el párpado se cierra por completo y la luz es insoportable) podríamos estar hablando de algún problema de origen neurológico.
Sin embargo, son mucho menos frecuentes que las fasciculaciones o mioquimia del orbicular que son benignas y no necesitan un estudio neurológico.
Tratamiento
No es necesario tratar la condición. Algunos investigadores las han asociado a estrés o el cansancio y otros han intentado relacionarla con toma de estimulantes (cafeína, tabaco..).
Recordar que aunque sea una queja frecuente en consultas de optometría, realmente no está relacionada con el sistema visual, sino con el muscular y nervioso, por lo que no tenemos pruebas específicas en nuestras consultas. Por lo tanto en caso de notar ese "temblor" en el párpado sería bueno algún ejercicio de relajación, una buena siesta o intentar evitar situaciones que  produzcan estrés o tensión, y evitar preocupaciones al ser una condición benigna y que desaparece sola.