martes, 7 de agosto de 2012

OPTICONSEJO

Niños, sol y agua

Los ojos de los niños son particularmente susceptibles porque pasan más tiempo bajo el sol que los adultos y sus ojos permiten la filtración de más rayos ultravioletas. Es por eso que como adultos responsables debemos seleccionar una lente que además de proteger 100% de los rayos UVA, cubra todo el ojo. Después de disfrutar de un día de piscina o de playa, debe enseñarse a los niños a lavarse bien los ojos con agua pura para eliminar el cloro o el agua salada del mar.