jueves, 10 de febrero de 2011

6 MILLONES DE CONDUCTORES PRESENTA AL MENOS UNA DEFICIENCIA VISUAL

La asociación Visión y Vida ha presentado un estudio en el que han detectado que 6 millones de conductores padecen al menos una deficiencia visual. Estos datos, recogidos en colaboración con el RACC y la Universidad Politécnica de Cataluña, manifiestan la necesidad de que el control de las capacidades visuales de los conductores españoles sea más riguroso.

Con este estudio, dirigido por los investigadores de la UPC, Aurora Torrents y Jaume Escofet, se recomienda a la Administración que mejore los exámenes de capacidad visual que se realizan a los conductores en el conjunto de los tests psicofísicos. Además, hay aspectos que podrían ser medidos con precisión y no se hace. Es el caso del campo visual, que actualmente no se explicita su rango normal. De esta manera, los centros dedicados a realizar estos exámenes no utilizan un campímetro o no lo utilizan por la premura con la que se llevan a cabo los exámenes completos.

En el estudio se reflejan otras capacidades que la normativa vigente no tiene en cuenta. Una de ellas es lacapacidad de recuperación al deslumbramiento o la medición de la sensibilidad al contraste. Sin embargo, la Ley no establece cómo debe ser esa medida. Otras aptitud necesaria para la seguridad vial es la llamadaestereoagudeza, es decir, aquella capacidad que nos permite ver y captar las tres dimensiones, lo cual se hace imprescindible para una conducción mínimamente segura en situaciones dinámicas. Su facilidad y sencillez de medición ha despertado la queja de los investigadores para que se incluya en los exámenes convencionales.

Parece que para conducir sólo tenemos que ver bien de lejos, pero el estudio refleja que el 60% de la población padece vista cansada. Esta condición hace que el conductor tenga que recolocar su cabeza para poder enfocar correctamente, lo que ocasiona una pérdida de tiempo y de atención sobre la carretera que pueden ser fatales.

Tampoco se hace la comprobación de las deficiencias en el reconocimiento de colores. Los daltónicos (un 8% de la población masculina) tienen que asociar los conceptos de los colores de un semáforo gracias a su posición. Sin embargo, esta asociación se hace difícil o imposible en horas nocturnas. Desde la asociación creen que su medición debería incluirse en los controles debido a su sencillez y su coste cero.

Es evidente que con el aumento de la edad, las capacidades físicas merman y, entre ellas, las capacidades visuales en especial a la hora de conducir. Según el estudio, los valores mínimos actuales son demasiado laxosy recomiendan que las tablas para estos segmentos sean más restrictivas.

La actual normativa incluye obligaciones en cuanto al uso de gafas y lentes de contacto. Sin embargo, no es muy habitual encontrar códigos en los que se delimite al conductor a un ámbito urbano, unas horas del día o una velocidad máxima concreta. En el estudio se encuentran recomendaciones para que se utilicen estas restricciones asociadas al carné de conducir y las capacidades visuales deficientes de su poseedor.