viernes, 21 de junio de 2013

Protección de los ojos de niños ante el sol


Con la llegada del periodo estival, somos más vulnerables ante los efectos dañinos de los rayos ultravioleta (UV) solares sobre los ojos, y éstos son más dañinos para la población infantil principalmente, lo que favorece al desarrollo de ciertas afecciones oculares, desde la conjuntivitis hasta la catarata, principal causa de ceguera en el mundo.
La protección solar en la infancia es una asignatura pendiente en la sociedad por falta de concienciación, ya que al no tener el cristalino totalmente formado hay mayor cantidad de radiación perjudicial que incide en la retina, un hecho prácticamente desconocido por la sociedad. 
Además  creemos que  si las gafas de sol fueran un producto sanitario, solamente podrían dispensarse en establecimientos sanitarios y que dieran garantías de la seguridad de las lentes y los filtros de ellas. Y no habría duda en la calidad de la protección ocular infantil.
El problema es que la normativa las clasifica como Equipo de Protección Individual (EPI) y, por tanto, se puede vender en muchos sitios (gasolineras, tiendas de souvenirs, bazares...) y es una práctica equivocada que puede causar alteraciones oculares. Además con la crisis hay cada vez más gafas de bajo coste que ni siquiera pasan los controles de calidad de la Comunidad Económica Europea ni los de sanidad, que no aportan la protección ni llevan los filtros adecuados para la protección de los rayos UV.