viernes, 16 de noviembre de 2012

Lentillas Progresivas

Porque por tener presbicia no tienes que renunciar a llevar lentes de contacto

Gracias a la evolución y a la tecnología que hoy en día disponemos, podemos contar con una gran variedad en tipos de lentes de contacto que cubren ya a la mayoría de los usuarios potenciales, ya sean usuarios para uso ocasional, niños, uso prolongado…y por último unas de las menos conocidas, para los usuarios présbitas las lentes de contacto multifocales.

La presbicia es un defecto que suele aparecer a partir de los 40 años y que dificulta la visión nítida en todas las distancias, por esto,  las lentes de contacto multifocales son una alternativa o un complemento a las gafas progresivas, que hasta ahora eran la única alternativa para ver bien en todas las distancias.

Las lentes multifocales, tienen una geometría que permiten una transición natural desde la distancia lejana a la más próxima (de ahí su nombre, tiene varios focos) permitiendo prescindir de las lentes progresivas en la mayoría de las actividades diarias.

Estas lentes están disponibles, en material tanto blando cómo rígido, y de reemplazo frecuente, lentes convencionales y actualmente hasta de reemplazo diario para utilizarlas en ocasiones especiales.

Otra de las ventajas que tienen este tipo de lentes es la posibilidad de trabajar en distancias intermedias, actualmente muy utilizadas con el ordenador, las tabletas y dispositivos móviles. Además los nuevos materiales existentes permiten una perfecta  comodidad durante todo el día, incluso a usuarios con sensibilidad ocular que decidieron dejar de usar lentes de contacto por este tipo de problemas.

También tienen el beneficio de no empañarse, de tener un campo visual más amplio al no interferir el marco de la montura, de eliminar  la distorsión de la imagen por los laterales y la libertad de movilidad.
No obstante al tratarse de lentes de contacto necesitan un mantenimiento, salvo las diarias últimamente en el mercado, además de una higiene especial siendo necesario el seguimiento de un profesional y una adaptación algo más larga que las lentillas monofocales, siendo necesarias varias consultas para una adaptación óptima. El éxito de la adaptación va a depender de diversos factores especialmente la prioridad visual de cada persona  y la motivación.

Por último, resaltar que el óptico-optometrista es el profesional que debe decidir si son una buena opción dependiendo de cada persona, ya que los ojos son como las huellas dactilares, distintas en cada persona. Cualquier persona présbita las puede probar independientemente de su edad y recuerda ¡No renuncies a probarlas!