viernes, 14 de octubre de 2011

Lentillas de fantasía

Haloween es una fiesta "importada" relativamente reciente en España, que se celebra a principios del mes de noviembre. Cada vez son más las personas, tanto pequeños como adultos, que la celebran disfrazándose de sus personajes de terror favoritos. Pero los disfraces van más allá de la mera indumentaria "terrorífica": los ojos también "se disfrazan" con unaamplia variedad de lentes de contacto de fantasía con las más diversas formas y colores. Sin embargo, las lentes de contacto cosméticas adquiridas sin la supervisión de un profesional de la visión óptico-optometrista pueden ocasionar consecuencias graves para nuestra salud ocular. A este respecto, Juan Carlos Martínez Moral, presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos- Optometristas y Decano del CNOO, recuerda que "las lentes de contacto cosméticas, al igual que las lentes de contacto convencionales, son productos sanitarios que requieren una adaptación personalizada previa por parte de un óptico-optometrista". Además, debido su condición de productos sanitarios, es necesario seguir unas pautas de manejo y conservación de las lentes de contacto. 
Las consecuencias de un uso inadecuado o de una falta de adaptación previa de las lentes de contacto por parte de un óptico-optometrista incluyen la hipoxia corneal, que da lugar a problemas de oxigenación en la cornea, reacciones alérgicas oculares y úlceras corneales, derivadas de la presencia de gérmenes o de una incorrecta manipulación de las lentes.
La higiene es fundamental: además de lavarse y secarse bien las manos antes de manipularlas, hay que limpiar las lentes cuidadosamente y con regularidad, frotarlas con los dedos y aclararlas antes de sumergirlas en la solución durante la noche, conservarlas en un portalentes utilizando únicamente la solución de mantenimiento prescrita por el óptico-optometrista y utilizar sólo la solución fresca cambiándola cuando se indique. No se deben usar las lentes más horas de lo recomendado o más allá de la fecha en que haya que desecharlas, ni dormir con ellas. Como las lentes  no son un juguete, no se deben adquirir en bazares, mercadillos u otros puntos de veta no autorizados, y es recomendable realizarse revisiones visuales periódicas si se decide utilizarlas con regularidad.


Fuente: Look Vision (nov2010)